Página Principal > Declaraciones del Portavoz
Observaciones de Portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hong Lei, sobre el Anuncio del Tribunal de Arbitraje de Emitir pronto el Denominado Fallo Final del Arbitraje del Mar Meridional de China Unilateralmente Iniciado por las Filipinas

2016-06-29

El Tribunal de Arbitraje en el arbitraje del mar del sur de China establecido a petición unilateral de la República de las Filipinas (en lo sucesivo denominado el "Tribunal de Arbitraje") afirmó el 29 de junio de 2016 que emitiría el llamado fallo final el 12 de julio de 2016. Quiero destacar una vez más que el Tribunal de Arbitraje no tiene jurisdicción sobre el caso ni la materia relevante, y que no debe enjuiciarlos ni dictar el fallo.

1. El 22 de enero de 2013, las Filipinas inició unilateralmente el arbitraje en las disputas pertinentes entre China y las Filipinas en el Mar del Sur de China. El gobierno chino declaró inmediatamente que no iría a aceptar ni participar en el arbitraje iniciado por las Filipinas. Posteriormente el gobierno chino ha reiterado esta posición en muchas ocasiones.

El 7 de diciembre de 2014, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China dio a conocer con la autorización el Documento de Posición del Gobierno de la República Popular China sobre el Asunto de Jurisdicción de Arbitraje en el caso del Mar del Sur de China Iniciado por la República de las Filipinas exponiendo en forma exhaustiva y sistemática la posición del gobierno chino sobre el asunto de jurisdicción en el arbitraje iniciado unilateralmente por las Filipinas, que consiste en que el Tribunal de Arbitraje no tiene jurisdicción sobre el caso, y que la no aceptación y la no participación del gobierno chino en el arbitraje están sólidamente basadas en el derecho internacional.

El 29 de octubre de 2015, el Tribunal de Arbitraje dictó un laudo sobre jurisdicción y admisibilidad. El gobierno chino declaró inmediatamente que el laudo correspondiente es nulo y no tiene fuerza vinculante. En cuanto a la audiencia del arbitraje llevado a cabo del 24 al 30 de noviembre de 2015 el gobierno chino reiteró su posición de no aceptación y la no participación.

El 8 de junio de 2016, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China dio a conocer la Declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Popular China sobre la Resolución de Conflictos entre China y las Filipinas en el Mar del Sur de China Mediante la Negociación Bilateral reiterando su posición de no la aceptación y la no participación en el arbitraje y la solución de los conflictos relacionados entre China y las Filipinas en el Mar Meridional de China a través de la negociación bilateral.

2. La Iniciación unilateral de Filipinas del arbitraje viola el derecho internacional.

En primer lugar, China y Filipinas han acordado, a través de una serie de instrumentos bilaterales y la Declaración sobre la Conducta de las Partes en el Mar del Sur de China, de resolver sus controversias pertinentes en el Mar del Sur de China a través de la negociación bilateral. El procedimiento de arbitraje en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) no se aplica a los conflictos relevantes entre China y las Filipinas en el Mar del Sur de China.

En segundo lugar, la esencia de la materia del arbitraje es la soberanía territorial sobre algunas islas y arrecifes en el Mar del Sur de China, que está más allá del alcance de la Convención y no se refiere a la interpretación o aplicación de la Convención.

En tercer lugar, el objeto del arbitraje constituye una parte integral de la delimitación marítima entre China y Filipinas, y por tanto está dentro del alcance de la declaración hecha por China en 2006 en virtud del artículo 298 de la Convención, que excluye los litigios relativos a la delimitación marítima, entre otros, de arbitraje y otros procedimientos de solución obligatoria de controversias.

En cuarto lugar, las Filipinas, sin tener en cuenta el hecho de que China y Filipinas no han incurrido en ninguna negociación sobre cualquiera de las materias del arbitraje, distorsionó conceptos, inventó las disputas, y no cumplió con su obligación en virtud del artículo 283 de la Convención de intercambiar puntos de vista sobre los medios de solución de controversias.

3. El Tribunal de Arbitraje, establecido sobre la base de la conducta ilegal y las reivindicaciones de las Filipinas, no tiene jurisdicción sobre las materias pertinentes. El Tribunal de Arbitraje, sin tomar en cuenta el hecho de que China y Filipinas han elegido resolver los conflictos mediante la negociación y la consulta y el hecho de que la esencia de la materia del arbitraje es la soberanía territorial, eludiendo la declaración de exclusiones que China ha hecho de conformidad con la Convención, ha ampliado y sobrepasado su jurisdicción por su propia cuenta, y empujado forzosamente hacia adelante la audiencia sobre la materia en cuestión. Tales actos han violado el derecho de que goza un Estado Parte de la Convención para elegir los medios de solución de diferencias por su propia voluntad, y han socavado la integridad del régimen de solución de diferencias de la Convención.

4. Con respecto a las cuestiones territoriales y los conflictos de delimitación marítima, China no acepta cualquier medio de solución de diferencias por la tercera parte ni de solución impuesta a China. El gobierno chino continuará ateniéndose al derecho internacional y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, y seguirá trabajando con los Estados directamente interesados para resolver las disputas relevantes en el Mar del Sur de China a través de la negociación y la consulta sobre la base del respeto a los hechos históricos y de conformidad con el derecho internacional, a fin de mantener la paz y la estabilidad en el Mar del Sur de china.

Para sus Amigos
  Imprimir