Página Principal > Turismo
Cónsul General Yu Bo publica artículo de opinión sobre la Franja y la Ruta y la cooperación sino-latinoamericana

2017-11-30

El Cónsul General de la República Popular China en Tijuana Yu Bo publicó el 29 de noviembre en el periódico El Mexicano un artículo de opinión bajo el título "La Franja y la Ruta propulsa la cooperación comercial entre China y América Latina". A continuación el texto íntegro del artículo.

La íntima amistad borra la lejanía. A principios del noviembre, en Zhuhai, provincia de Cantón, se celebraron la Exposición Internacional entre China y América Latina y el Foro de Cooperación Comercial China-América Latina, a los que participaron más de doscientos empresarios provenientes de 24 países latinoamericanos quienes llegaron a varios consensos en el intercambio comercial y cultural. En esta nueva época, la cooperación entre ambas partes dará una nueva vitalidad a la Ruta Marítima que antes prosperaba en la historia.

La Ruta Marítima construye el puente de amistad sobre el Pacífico. El día 8 de octubre de 1565, el galeón San Pablo, que salió de Manila, ciudad colona del Imperio de España, llegó a Acapulco de Nueva España lleno de seda, porcelana, té y otros productos chinos, lo que abre una nueva ruta marítima entre China y América Latina. Circulándose las naos chinas entre dos continentes y civilizaciones antiguos, esta Ruta Marítima ha hechos contribuciones imprescindibles al intercambio comercial y cultural por el que se ha forjado una amistad profunda entre nuestros pueblos.

La Ruta Marítima teje la red de interconectividad entre dos continentes. Las economías china y latinoamericana cuentan con suficiente complementariedad y enorme potencialidad de cooperación. Desde la Reforma y Apertura, especialmente en los últimos cinco años, China y América Latina han tenido el alcance y el ámbito de cooperación cada vez más amplios, por lo que las relaciones comerciales se han vuelto estrechas continuamente con más puntos de convergencia y similitud de intereses. En el año 2016, 16 veces más que el monto total del año 2000, China cuenta con 216.56 mil millones de dólares de importación y exportación con los países latinoamericanos, los que ocupan 5.9% del monto total de comercio exterior de bienes de China. En los primeros 8 meses, el volumen de comercio entre ambas partes alcanza a 166.78 mil millones de dólares, aumentando en 18% en comparación con el año anterior. En la estructura comercial, se convierten aun más amplias las formas de inversión entre China y América Latina, cuyas cooperaciones progresan rápidamente en los ámbitos emergentes tales como las finanzas, la energía y la infraestructura. Siendo el principal mercado de exportación de mina, soya y vacuna, China ya ha sido el segundo mayor socio de comercio y el tercer mayor país de inversión en América Latina, mientras América Latina es el mercado importante para la importación de productos chinos de mecánica, telecomunicación y automóvil. China establece el Fondo de Cooperación entre China y América Latina con 10 mil millones de dólares y el Fondo de Cooperación de Capacidad de Producción entre China y América Latina con 30 mil millones de dólares, elevando el límite de crédito específico para la infraestructura a la cantidad de 20 mil millones de dólares, con el fin de que el volumen de comercio entre ambas partes llegue a 500 mil millones de dólares. Profundando la informatización y la globalización, China empieza a entender la inversión desde los ámbitos tradicionales de recursos naturales e infraestructura hasta diversos ámbitos nuevos tales como las finanzas, informática, comercio electrónico y trasportación aérea, por lo que hay gran perspectiva y oportunidad en la cooperación económica y comercial entre China y América Latina.

La Ruta Marítima contribuye a materializar el sueño de dos civilizaciones antiguas. América Latina y el Caribe han vuelto a ser como una nueva fuerza emergente bajo las circunstancias complejas y variables del cambio del balance de las fuerzas internacionales. China siempre aprecia sus relaciones con los países latinoamericanos, ya que el presidente Xi Jinping ha realizado tres giras oficiales en América Latina y el gobierno chino ha publicado el segundo documento de política hacia América Latina. La iniciativa de la Franja y la Ruta puede ofrecer nuevas oportunidades para el desarrollo de las relaciones sino-latinoamericanas y el espíritu de la Ruta de Seda va a encarnar nuevas fuerzas motrices a la construcción de la comunidad de destino compartido por China y América Latina. Persistiendo en el camino de desarrollo pacífico y adheriéndose al principio de la deliberación en común, la construcción conjunta y el codisfrute, China siempre está dispuesta a impulsar el crecimiento a través del comercio, promover el desarrollo vía la inversión, proponer soportes con la cooperación financiera, proporcionar nuevas fuerzas motrices con la sinergia industrial y crear nuevas oportunidad por la cooperación integral, con el fin de propulsar la cooperación de beneficios recíprocos y realizar el compartimiento de los éxitos logrados.

Un antiguo poeta chino escribió: Llegará el momento en que el vendaval hace levantar las olas para que me lance a conquistar el mar. Aunque China tiene una larga distancia oceánica con América Latina, comparte el mismo sueño de desarrollo con el pueblo latinoamericano. Junto con los países latinoamericanos, China está dispuesta a aprovechar nuevas oportunidades de desarrollo ofrecidas por la iniciativa de la Franja y la Ruta para escribir nuevos capítulos exitosos de la cooperación integral entre China y América Latina. Llena de oportunidades y prosperidad, esta Nao de la comunidad de destino compartidos por ambas partes avanzará, sin duda, hacia un futuro brillante y repartirá los éxitos entre nuestros pueblos.

Para sus Amigos
  Imprimir